A menudo los orientadores escolares se encuentran con múltiples problemas, entre otros la excesiva ratio de alumnado, para conseguir llegar a todos los niños con necesidades educativas, y sin contar con que la mayoría de los alumnos pasan sus días en la escuela sin que nadie haya identificado cuáles son sus dificultades y sus necesidades reales.

 

Los orientadores están desbordados, muchas veces incluso ‘cansados’ o estiman que hay unas necesidades más importantes que otras, pero lo cierto es que cada niño es importante, para cada familia su niño es lo más importante. Es complicado cuando te dicen que hay otros niños más necesitados y tienes que esperar un año.  (Zaira Santana, Dra. Psicopedagoga de Psicotogether)

 

Muchas veces, a pesar de las dificultades que presenta el alumno para seguir el ritmo de la clase, no se interviene a no ser que el niño presente un trastorno diagnosticado. Lo importante es ayudar en las necesidades reales del niño, no es necesario que presente algún tipo de problemas severos de tipo emocional, motor o sensorial para tener dificultades, los motivos o las causas pueden ser muy variados y normalmente no se presentan aislados, por eso resulta muy complejo comprenderlos y proponer soluciones personalizadas que se ajusten a las necesidades individuales de cada niño en casa y en el colegio.

“Échale una miradita a este alumno”

Esta frase resuena habitualmente en los oídos de los orientadores escolares que dedican sus esfuerzos a los casos más relevantes y visibles como consecuencia de un bajo rendimiento escolar o un comportamiento inadecuado,  “no se previene, solo se apagan fuegos. Se nos escapan muchos casos”- se lamentan los orientadores. Otras veces se centran en buscar en el alumno algunos indicadores con más incidencia, TDAH o Dislexia. Lo cierto es que existe una gran variedad de factores y comorbilidades que pueden influir en el aprendizaje, desarrollo y bienestar del niño, incluidas las altas capacidades.

Mientras tanto, va pasando un tiempo crucial, durante el cual, la desmotivación y desafección por la escuela va haciendo mella en el alumno.

Para aproximarse a las necesidades del alumno, el orientador necesita la información procedente del entorno del niño, es decir, necesita preguntar a la familia y a los profesores a través de entrevistas, con el tiempo material que este proceso conlleva, además de realizar una serie de pruebas estandarizadas al niño para detectar o descartar algunos indicadores –¿por qué me hacen esto a mí?– se preguntan muchos niños que tienen que salir del aula para este tipo de introspección. Pero…

¿Cómo es posible realizar una exploración preventiva para tener una visión global del perfil de cada alumno y trabajar en lo que realmente necesita?

Las nuevas tecnologías se hacen eco de una realidad, la necesidad de facilitar la mecanización y optimización del trabajo habitual de la orientación educativa en los colegios y gabinetes psicopedagógicos con el fin de detectar las dificultades y necesidades de todos los alumnos y desde temprana edad. En concreto la herramienta dide supone un gran avance para la identificación temprana de casi cualquier factor que interfiera en el aprendizaje y desarrollo del niño.

¿Cómo?:

  • Agilizando el proceso de recogida de información de valor procedente de padres y profesores (a través de cuestionarios online) que facilitan la valoración psicopedagógica.
  • Previniendo, explorando rápida y fácilmente a un gran número de alumnos
  • Facilitando una visión global del niño para entender el contexto de la dificultad (teniendo en cuenta hasta 35 indicadores que interfieren en el aprendizaje y desarrollo del niño, no solo dislexia y TDAH, hay mucho más que explorar)
  • Detectando tempranamente antes, incluso, de que el problema se manifieste (a los 2-3 años y hasta los 18
  • Ahorrando tiempo para invertirlo en la intervención y solución del problema
  • Ahorrando costes en pruebas y baterías innecesarias
  • NO molestando al niño en la fase de detección del problema, ya que él no interviene en los cuestionarios sino sus padres y profesores, por ese motivo es posible una detección temprana y preventiva
  • Disponiendo automáticamente de pautas para padres y profesores, modificables por el orientador

 

Las herramientas psicopedagógicas no suponen sustituir la labor de los orientadores, sino todo lo contrario, ofrecer una ayuda extra en la detección temprana para visibilizar los casos y actuar lo antes posible

 

Te puede interesar:

Dide, potente herramienta de recogida de información para la detección temprana de dificultades del aprendizaje y desarrollo

Descargar PDF con los 35 indicadores que influyen en el aprendizaje, desarrollo, emoción y comportamiento del niño/a 

 

¿Quieres probar la herramienta díde?

EMPIEZA AHORA MISMO, tienes 2 estudios gratuitos

 

 

mariposa efecto díde

Únete al #efectodide www.educaryaprender.es www.dide.app

Equipo díde
Síguenos

Equipo díde

Por una educación inclusiva. Transformando diferencias en oportunidades at díde
Si te interesa los temas de los que hablamos y quieres saber cómo puede ayudarte díde
puedes solicitar más información a través de www.educaryaprender.es
Equipo díde
Síguenos